Glutamato monosodico y el cáncer.

Hoy en día las personas se alimentan cada vez más con comidas rápidas o procesadas, así que, es importante hacerles saber que se exponen a introducir en sus cuerpos ingredientes que no son nada buenos, sino todo lo contrario, tienen efectos desastrosos en la salud. Uno de los más tóxicos aditivos alimentarios que, desgraciadamente, se encuentra en todo, (no solo en la comida China) es el GLUTAMATO MONOSODICO, es un potenciador de sabor que se usa para abaratar los costos de la producción de alimentos y se encuentra escondido bajo docenas de nombres diferentes, en todo tipo de alimentos procesados, comidas de restaurantes, bebidas, botanas fritas, gomas de mascar, vitaminas y hasta suplementos alimenticios y medicamentos. 

El glutamato monosódico (GMS) es la sal sódica del aminoácido acido glutámico, que en estos “alimentos” se encuentra como “Acido Glutámico Libre”, una toxina asociada con muchos problemas de salud. Muchas compañías de alimentos procesados lo usan, a menudo disfrazado bajo otros nombres, así que buscar solamente GMS o glutamato monosódico en la etiqueta no es suficiente. Otros nombres bajo los que se encuentra son: 
• Proteína hidrolizada
• Extracto de levadura autolizada 
• Ajinomoto 
• Vetsin 
• MSG 
• Caseinato de Calcio 
• Proteína Vegetal Hidrolizada (PVH) 
• Proteína texturizada 
• Glutamato monopotásico 
• Proteína hidrolizada de plantas (PHP)
• Extracto de levadura 
• Ácido glutámico 
• Caseinato de sodio 
• Levadura hidrolizada 
• Extracto de proteína vegetal
• Realzador del sabor 
• O con los códigos E620, E621, E622, E623, E624, E625.

Para entender porque el Acido glutámico libre está asociado con tantos problemas de salud, ayuda saber acerca del Acido glutámico natural, un aminoácido que ocurre naturalmente en el cuerpo como uno de los muchos neurotransmisores de excitación (químicos que “excitan” a las células para actuar). El acido glutámico natural ocurre en ciertos alimentos no procesados como los tomates. En su forma natural esta unido a otros aminoácidos para formar proteínas. Una vez ingerida la proteína es desdoblada lentamente en el sistema digestivo. El acido glutámico es liberado gradualmente al torrente sanguíneo y no es toxico. Si uno ingiere más de lo que el cuerpo necesita, las células no permiten la entrada del exceso, ya que así fueron diseñadas para hacerlo. La digestión libera cantidades pequeñas de acido glutámico que, aun las personas intolerantes al GMS pueden tolerar. Pero cuando los fabricantes de alimentos rompen una proteína (usualmente de maíz, soya o trigo) para procesar el acido glutámico libre, ellos liberan el acido glutámico de los enlaces que lo mantienen unido a otros aminoácidos. Cuando uno ingiere esta forma libre, del acido glutámico los niveles de glutamato suben más de 20 veces porque el sistema digestivo no tiene que trabajar para desbaratar los enlaces. El sistema nervioso humano no está equipado para manejar tan altas cantidades, así que el exceso de glutamato no puede ser limpiado con eficiencia y se acumula alrededor de las células del cuerpo, sobre excitándolas hasta el punto de daño o muerte. 

La disrupción a nivel celular conlleva una gran cantidad de reacciones fisiológicas que pueden ser menores como congestión nasal o tan fatales como un ataque cardiaco. De acuerdo con los expertos como el Dr. Russel Blaylock, el acido glutámico libre es una toxina, no un alérgeno. Algunas personas son más sensibles a dosis menores que otras, pero afecta a todas las personas en diferentes grados. A menudo hay un retraso entre la ingestión y la aparición de los síntomas y esto evita que las personas no se den cuenta de la relación. Los síntomas más agudos se despliegan dentro de 48 horas (muchas hasta en 30 minutos) de la ingestión, pero algunos efectos colaterales como la obesidad y la infertilidad son causados por una exposición prolongada.

Debido a que los receptores de glutamato están en varios órganos y tejidos (cerebro, corazón, pulmones, órganos reproductivos, tracto digestivo) en todo el cuerpo, ingerir esta forma libre de acido glutámico puede molestar casi todos los sistemas y causar una amplia variedad de síntomas. Afortunadamente muchos de los daños son reversibles (a menudo en 7-10 días) al eliminar el acido glutámico libre de la dieta. Para eliminarlo se deben preparar los alimentos a partir de ingredientes naturales y enteros, ya que, como mencioné al principio, la mayoría de los alimentos procesados contienen GMS.

No es suficiente dejar de comer comida chatarra ya que muchos alimentos sanos o ingredientes que se usan para cocinar como los sazonadores, las salsas ya preparadas, las sopas instantáneas, etc. todos contienen aditivos alimentarios. Es importante saber que el glutamato monosódico se usaba en las formulas lácteas, pero su uso fue prohibido, por obvias razones, es una toxina conocida, sin embargo, aun está permitido su uso alimentario, solo que no para recién nacidos o infantes que beben leche, pero ¿Qué hay del resto de los “alimentos” del mercado? Es decir, los niños pequeños no solo beben leche, lo que los expone al resto de los alimentos que puedan ingerir.