El Fluor y sus maleficios


Introducción

El flúor (F) es un elemento tóxico y reactivo; la exposición al F en los seres humanos pasa casi inadvertida a través de la utilización de compuestos con F en su uso como aditivo en pastas dentales (1.000 a 1.500ppm), enjuagues bucales (230-900ppm de fluoruro), en suplementos dietéticos y superficies poliméricas de fluoruro que se encuentran como antiadherentes en sartenes y hojas de afeitar1 y de la utilización de los compuestos que lo contienen como: compuestos industriales, fertilizantes, vidrio, refinerías de petróleo, hidrocarburos fluorados y otros1. Así, una proporción significativa de F en el organismo, proviene de la exposición al mismo y del consumo de algunos alimentos con alto aporte natural de F, como son el té, el pescado de mar, carnes, huevos, frutas, y cereales. Sin embargo, es el agua de consumo habitual la principal fuente de ingesta de este elemento1.

El agua que presenta la mayor concentración de fluoruros corresponde a recursos hídricos localizados en zonas montañosas o en áreas con depósitos geológicos de origen marino, como en el sudeste asiático y el noroeste de África1. Estudios realizados en los últimos 15 años muestran que una proporción importante de personas en poblaciones expuestas a la fluoración del agua de beber presentan daños a la salud y diferente grado de fluorosis2.

En México, 5 millones de personas (aproximadamente 6% de la población) son afectadas por el fluoruro debido al consumo de agua subterránea2, que en muchos casos es de origen hidrotermal, las cuales se caracterizan por tener elementos químicos potencialmente tóxicos, entre ellos el F, y se han detectado concentraciones de hasta 6,8ppm. Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una concentración de 0,7ppm para el agua potable2.

El objetivo de esta revisión es dar a conocer información acerca del potencial tóxico del F y sus efectos sobre el sistema nervioso, con especial énfasis en las poblaciones expuestas al consumo de este mineral cuya concentración se encuentra fuera de la norma oficial.

Desarrollo

La vía principal de incorporación del F al organismo humano es la digestiva; el 90% del F ingerido se absorbe en el estómago. En adultos, alrededor del 10% del F absorbido se deposita en los huesos, en tanto que en los niños se fija hasta un 50%. La concentración máxima de F en el plasma se observa de 30 a 60min después de haberse ingerido1.

En el recién nacido, cerca del 90% del F absorbido es retenido en el sistema óseo. Esta afinidad decrece con la edad y se estabiliza. En los niños, alrededor de un 50% del F absorbido se fija al esqueleto al completarse la fase de desarrollo y el 50% restante es excretado a través del riñón1.

El F es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica3, lo que puede producir cambios bioquímicos y funcionales en el sistema nervioso durante la gestación, ya que el F se acumula en el tejido cerebral antes del nacimiento4; se ha reportado que la exposición al F durante el desarrollo embrionario está relacionada con trastornos de aprendizaje5. En este sentido, otras investigaciones mencionan que existe una asociación entre el consumo de niveles altos de F y una disminución en la inteligencia en niños6. Estudios realizados para evaluar la toxicidad del F sobre el neurodesarrollo durante la gestación han mostrado que existen diferencias significativas en el desempeño neurológico conductual de los neonatos de sujetos de áreas endémicamente ricas en F en comparación con el grupo control cuando se evalúa la reacción de orientación visual y auditiva7. Por otro lado, se ha observado que el nivel de neurotransmisores, tales como de norepinefrina, 5-hidroxitriptamina, y de sus receptores se encuentra disminuido en el cerebro de fetos abortados en áreas que presentan casos con fluorosis endémica, en tanto que el nivel de epinefrina es mayor comparado con los niveles detectados en aquellos sujetos de áreas que no presentan este problema, por lo que estos resultados sugieren que la acumulación de F en el tejido cerebral puede interrumpir la síntesis de ciertos neurotransmisores y receptores en las células nerviosas, y puede llagar a producir una displasia neural u otros daños8. Asimismo, se ha reportado que el F ejerce un efecto especifico sobre la síntesis de proteínas en el cerebro, lo que conlleva a cambios degenerativos en las neuronas, pérdida en diferente grado de la sustancia gris y cambios en las células de Purkinje en la corteza cerebelar9; además, provoca hinchamiento de las mitocondrias, retículo endoplásmico granular, agrupamiento de cromatina, daño en la membrana nuclear y disminución en el número de sinapsis, mitocondrias, microtúbulos y vesículas sinápticas, así como daño a nivel de la membrana sináptica. Estos cambios indican que el F puede retardar el crecimiento y la división celular en la corteza, y que el menor número de mitocondrias, microtúbulos y vesículas en la terminal sináptica podría disminuir la eficacia entre las conexiones neuronales y producir un funcionamiento sináptico anormal e influir en el desarrollo cognitivo durante la vida posnatal4; asimismo, estos cambios podrían explicar algunas de las alteraciones neurológicas presentes en pacientes con fluorosis esquelética, tales como entumecimiento de brazos y piernas, espasmos musculares y dolor, convulsiones tetaniformes y paraplejía espástica2. Por otro lado, la exposición a F incrementa la producción de radicales libres en el cerebro mediante la activación de diferentes vías metabólicas que se han relacionado con la enfermedad de Alzheimer. A nivel experimental, se ha observado que el F ejerce un efecto inhibitorio sobre los ácidos grasos libres, tanto en el cerebro de ratas hembra como de ratas macho9, así como cambios significativos en la morfología del hipocampo, la amígdala, la corteza y el cerebelo1011.

En este sentido, estudios realizados con animales han aportado información acerca de los efectos tóxicos directos del fluoruro sobre el tejido cerebral, tales como: reducción en el número de receptores a acetilcolina (ACh), disminución en el contenido de lípidos, daño al hipocampo y células de Purkinje, aumento en la formación de placas β-amiloide (anormalidad clásica cerebral en pacientes que presentan enfermedad de Alzheimer), exacerbación de lesiones inducidas por deficiencia de yodo y acumulación de fluoruro en la glándula pineal1213.

Por otro lado, se ha reportado, en estudios con modelos experimentales, que las crías de ratas a las que se les suministró una dosis de 5, 15 o 50ppm de F en el agua de beber durante la gestación y lactancia presentan niveles significativamente elevados de la enzima acetilcolinesterasa a los 80 días de edad posnatal. La elevada actividad de la acetilcolinesterasa podría disminuir los niveles de ACh, y dado que dicha enzima degrada el neurotransmisor ACh, se afecta de manera importante el desarrollo cerebral1415. La ACh participa en la regulación de diversas funciones, tales como el paso de sueño a vigilia y procesos relacionados con el aprendizaje y la memoria, entre otros. Por otro lado, a nivel cerebral existen mecanismos precisos que regulan su síntesis y liberación; lo cual es importante ya que cambios en la concentración de cualquier neurotransmisor durante el desarrollo pueden tener consecuencias neurológicas permanentes que se manifiestan en la vida adulta11.

Se ha reportado que en ratones tratados con agua fluorada se altera el proceso de aprendizaje y memoria. Se encontró que la capacidad de aprender disminuye en los sujetos que beben agua con concentraciones elevadas de F en comparación con los que beben agua con una concentración más baja15.

Algunas investigaciones realizadas con sujetos expuestos crónicamente al F debido a la contaminación industrial reportan que los individuos presentan dificultad para concentrarse, alteración en algunos aspectos de su memoria, fatiga y malestar general16.

Por otro lado, estudios realizados en China con población humana demostraron que la concentración de 3-11ppm de fluoruro en el agua potable afecta a la función del sistema nervioso sin causar malformaciones físicas previas. Se evaluó coeficiente intelectual (CI) en niños de comunidades en las que la exposición a F es elevada (4-12ppm) y se detectó un CI significativamente menor en comparación con aquellos que viven en comunidades que presentaban concentraciones cercanas a 0,91ppm6.

En otra investigación realizada con niños entre 6 y 8 años se observó un bajo nivel de organización visuoespacial, lo que afecta su habilidad en la lectura y la escritura; además se registró una concentración de F en la orina de 4,3 mgf/creatinina. Al respecto se ha reportado que los niveles de este elemento químico también se encuentran elevados en la orina de las personas que consumen agua con concentraciones elevadas de F, lo que sugiere que existe relación entre el consumo de F en el agua de beber, la concentración de F excretada a través de la orina y el CI17.

Algunos investigadores sugieren que mediante la ingesta adecuada de yodo se podría tratar o contrarrestar el efecto tóxico del F sobre el cerebro y el CI. Por otro lado, en investigaciones realizadas en animales se ha observado una recuperación parcial de todos los parámetros estudiados cuando se retira la exposición al F; sin embargo, esta recuperación sobre los efectos tóxicos es más completa cuando se administra ácido ascórbico, calcio o vitamina E solos o en combinación, aunque en combinación la recuperación muestra ser más efectiva18. Sin embargo, se requieren hacer más estudios al respecto.

  Charles Elliot Perkins, es uno de los químicos industriales más famoso de América…y que fue uno de los que se atrevió hablar sobre la fluoración del agua.

Después de la segunda guerra mundial fue contratado por el gobierno de EE.UU. para ayudar en la absorción de la alemana “I.G.Farben”, un gigante dentro de la industria.

Perkins en el año 1954, envió una carta a la fundación Lee para la investigación de la nutrición, en Milwaukee, Wisconsin, en donde hace algunas indicaciones que son totalmente pertinentes sacar nuevamente a relucir por el tema de la Fluoración del agua:
” … ideólogos fanáticos, que respaldan la fluorización de las reservas de agua, nos dicen que persiguen como fin la reducción de la caries dental infantil.

La credulidad del público es la responsable de la actual distribución de agua artificialmente fluorizada”. (en Alemania el agua está protegida, y por eso nos recomiendan el flúor en dentífricos y en sal de mesa.)

La verdadera razón oculta tras la fluorización del agua no es la salud de los dientes de niños.Si esa fuera realmente la razón, habría otras posibilidades mas fáciles, económicas y mucho mas eficaces de llevarlo a cabo.

La verdadera razón para el tratamiento del agua es la de reducir la resistencia de las masas contra la dominación y el control y la pérdida de libertad.

En la parte posterior del hemisferio encefálico izquierdo existe un área pequeña responsable de la fuerza del individuo para resistir contra la dominación. 

Repetidas dosis mínimas de fluoruros reducirán después de cierto tiempo y poco a poco la fuerza del individuo para resistir contra la dominación mediante el envenenamiento y la narcotización paulatinos de dicha parte del cerebro.

La consecuencia es la incapacidad de tomar decisiones para si mismo.

¡Esto hace que se sea manipulable!

Digo esto con toda la seriedad y sinceridad de un científico que lleva casi 20 años investigando en la química, bioquímica, fisiología y patología de los fluoruros. Toda persona que tome agua artificialmente fluorizada durante un año o más, no volverá a ser la misma nunca más , ni síquica ni físicamente.


Conclusión

El F es un elemento químico que se encuentra en altas concentraciones en la corteza terrestre. Muchos de los países donde la fuente principal de suministro de agua potable es de origen hidrotermal, la concentración de F sobre pasa lo permitido por la norma oficial correspondiente. Hasta ahora los trabajos reportados plantean interesantes controversias acerca del papel que desempeña el F en la salud. Sin embargo, existen datos que comprueban que el F tiene efectos tóxicos sobre el sistema nervioso central, lo cual depende de la dosis administrada, la edad y el tiempo de exposición al mismo, por lo que se recomienda considerar la situación geográfica en la que se encuentra una determinada población y la calidad del agua que se consume para tomar medidas preventivas para su uso y en localidades en las que la concentración de fluoruros sea mayor de 0,7mg/l, evitar el consumo de agua potable, sal fluorada y el uso de pastas dentales y artículos que contengan F.

Numerosas investigaciones han demostrado que algunos tumores encontrados en animales de laboratorio pueden atribuirse directamente a la ingesta de fluoruro. Otros estudios en animales han encontrado que el fluoruro se acumula en la glándula pineal e interfiere con la producción de melatonina, hormona que ayuda a regular la llegada de la pubertad, las funciones tiroideas y otros procesos fisiológicos básicos. Se ha demostrado que, en los humanos, el fluoruro causa artritis, osteoporosis, fracturas de la cadera, cáncer, infertilidad, enfermedad de Alzheimer y daño cerebral.

Hasta 1960, los doctores europeos usaron el fluoruro para tratar el hipertiroidismo (una tiroides sobreactivadsa). La dosis diaria de fluoruro que la gente recibe en muchas comunidades por medio de la fluorización excede, y en mucho, la que se detectó que deprime la glándula tiroides. Debido a la fluorización, millones de personas sufren hoy de hipotiroidismo (una tiroides con poca actividad). Éste es hoy uno de los problemas médicos más comunes en Estados Unidos. Actualmente, se pueden citar más de 150 síntomas y asociaciones como consecuencia del hipotiroidismo. Casi todos tienen alguna correlación con los síntomas de envenenamiento por fluoruro. Los síntomas del hipotiroidismo incluyen la depresión, los mareos, la fatiga, el sobrepeso, dolores musculares y de las articulaciones, pérdida del cabello, migrañas, falta de aliento, problemas gastrointestinales y menstruales, presión sanguínea descompensada, incremento en los niveles de colesterol, alergias, insomnio, ataques de pánico y cambios bruscos del estado de ánimo, arritmia y fallos cardíacos.

Hay un gran número de niños y adultos en la India y otros países en vías de desarrollo que están lisiados y con la dentadura destruida a causa del envenenamiento por fluoruro de la contaminación industrial.

Para ayudar al cuerpo a enfrentarse a las enfermedades causadas por el fluoruro, incluyendo el hipotiroidismo, es muy importante limpiar los conductores biliares del hígado, evitar los productos que contengan fluoruro y usar un sistema purificador de agua que lo elimine. La destilación que el boro es un mineral que elimina el fluoruro del cuerpo. La presentación más efectiva es la de boro iónico, y está disponible en ENIVA. Una dieta descongestionante según el tipo de cuerpo, hábitos alimentarios y de sueño regulares y un estilo de vida libre de estrés son condiciones esenciales para la recuperación.

Las personas que están más expuestas al flúor son las que están en contacto o utilizan lo siguiente:

  • Dentífricos y colutorios.
  • Agua de grifo y agua mineral de botella. Aunque no todas las aguas de grifo de todos los países llevan (o por lo menos es lo que parece), y no todas las aguas minerales de botella llevan. Sobretodo Bezolla, Evian, Fondor y Caldes de Boi no llevan flúor. No obstante, también hay que tener en cuenta el nivel de Cloro que se indica con la abreviación Cl. Es necesario que tenga menos de 10mg/l.

  • Pesticidas en los alimentos también llevan flúor. 
  • Las hojas de té que crecen mejor en tierras ricas en flúor. 
  • Algunos concentrados de zumo de frutas que se usan para fabricar zumos, así como el agua que utilizan para el propio zumo.

Las enfermedades y síntomas más comunes como consecuencia de la ingestión tóxica de flúor son:

  • Problemas dentales como la pérdida del esmalte dental, teniendo un aspecto marronoso.
  • Desmineralización de los huesos que lleva a la osteoporosis y fracturas de caderas.
  • Alteración del Sistema Nervioso Central provocando hiperactividad mental, falta de concentración y descenso del Coeficiente Intelectual. También pérdida de memoria.
  • Afecta severamente al desarrollo mental de los niños y de su crecimiento óseo.
  • Cáncer.

Se empieza la fluroización sistemática alrededor de 1950 con el tema de los dentífricos, y la campaña publicitaria de Colgate como medio para prevenir las caries. En Holanda y países del Norte de Europa retiraron el flúor del agua del grifo debido a sus efectos nocivos y tóxicos sobre la salud de los individuos.


Un Estudio de Harvard Confirma que el Fluoruro Reduce el Coeficiente Intelectual de los Niños

Coeficiente Intelectual

Un meta análisis recientemente publicado por la Universidad de Harvard financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) ha concluido que los niños que viven en áreas con agua  altamente fluorada tienen "significativamente menores" puntuaciones de coeficiente intelectual que los que viven en zonas con bajo contenido de  fluoruro.

En un informe de 32 páginas que puede descargar de forma gratuita en Environmental Health Perspective, los investigadores dijeron:

"Un reciente informe del National Research Council de los Estados Unidos (NRC 2006)concluyó que los efectos adversos por  las concentraciones elevadas de fluoruro en el agua potable pueden ser motivo de preocupación y que investigación adicional es justificada. El fluoruro puede causar neurotoxicidad en animales de laboratorio, incluyendo efectos en el aprendizaje y la memoria...

Para resumir la literatura disponible, realizamos una revisión sistemática y un meta-análisis de estudios publicados sobre la exposición al fluoruro mediante el aumento del consumo de agua y los retrasos del desarrollo neurológico. En especial, nos dirigimos a estudios específicos llevados a cabo en zonas rurales de China, que no han sido ampliamente difundidos, complementando así  los estudios que se han incluido en las revisiones anteriores y los informes de evaluación de riesgos...

Los resultados de nuestro meta-análisis de los 27 estudios publicados en 22 años, sugieren una asociación inversa entre la alta exposición al fluoruro y la inteligencia de los niños... Los resultados sugieren que el fluoruro puede ser neurotóxico para el desarrollo afectando el desarrollo cerebral en dosis menores de aquellas que pueden causar toxicidad en adultos...

Las concentraciones de fluoruro de suero asociadas con el consumo elevado de agua puede exceden 1 mg/L, o 50 Smol/L, esto equivale a más de 1000 veces los niveles de algunos otros neurotóxicos que causan daño neurológico. Apoyando la plausibilidad de nuestros hallazgos, las ratas expuestas a 1 ppm (50 Smol/L) de agua fluorada durante un año mostraron alteraciones morfológicas en el cerebro y aumentaron los niveles de aluminio en el tejido cerebral, en comparación con los demás grupos controlados...

En conclusión, nuestros resultados apoyan la posibilidad de efectos adversos en el desarrollo neurológico de los niños debido a la exposición al fluoruro.

Las investigaciones futuras deberían evaluar formalmente los vínculos de las respuestas de las dosis basadas en medidas de niveles individuales de exposición a través del tiempo, incluyendo la evaluación de exposición prenatal más precisa y medidas estandarizadas de desempeño neuroconductales más extensas, además de mejorar la evaluación y control de  posibles factores de confusión."

Estudios han Relacionado Repetidamente la Disminución del Coeficiente Intelectual y el Daño Cerebral con el Fluoruro

Existen muchos estudios científicos que muestran muchos de los efectos directos y tóxicos del fluoruro en el cuerpo, es verdaderamente notable que por el momento NO se considera un consenso científico. A pesar de la evidencia en su contra, el fluoruro se añade todavía al 70 por ciento del suministro de agua potable pública de los Estados Unidos.

Me sorprende que los médicos y dentistas se resistan obstinadamente a tomar una decisión con respecto al aumento repentino del deterioro cognitivo en los adultos, y problemas de comportamiento en los niños (ADD, ADHD, depresión y problemas de aprendizaje de todo tipo).

De hecho, ha habido más de 23 estudios en humanos y 100 estudios en animales que vinculan al fluoruro con el daño cerebral. El fluoruro también puede aumentar la absorción de manganeso,  agravando los problemas ya que el manganeso en el agua potable también ha sido relacionado con un menor coeficiente intelectual en los niños.

Los efectos del fluoruro en el cerebro reportados, incluyen:

Reducción en los receptores nicotínicos de la acetilcolinaDaño a su hipocampoFormación de las placas beta amiloide (anormalidad clásica de la enfermedad alzheimer)
Reducción en el contenido lípidoDaño a las células PurkinjeExacerbación de lesiones inducidas por la deficiencia de yodo
Deterioro del sistema de defensa antioxidanteAumento en el consumo de aluminioAcumulación de fluoruro en su glándula pineal

Seis Datos Que Usted Necesita Saber Sobre la Fluoración del Agua

Los Efectos Nocivos son Conocidos Desde Hace Medio Siglo...

Tal vez lo más sorprendente es que los efectos nocivos del fluoruro han sido conocidos por las organizaciones médicas convencionales durante más de medio siglo. Por ejemplo, elDiario de la Asociación Médica Americana (JAMA por sus siglas en inglés) afirmó --en su publicación del 18 de septiembre 1943-- que los fluoruros son generales venenos protoplasmáticos que cambian la permeabilidad de la membrana celular por ciertas enzimas. Y, un editorial publicado en la Revista de la Asociación Dental Americana, el 1 de octubre de 1944, manifestó que:

"El agua potable que contiene solo el 1.2 ppm de fluoruro causará trastornos en el desarrollo. No podemos correr el riesgo de producir tales perturbaciones sistémicas graves. Las potencialidades  superan los daños para siempre".

Parte del problema es que es una toxina acumulativa que, con el tiempo, puede conducir a problemas significativos para la salud, no está inmediatamente relacionada con la sobre exposición de fluoruro. En un artículo publicado en el 2005 "El Fluoruro-Un Residuo Tóxico Moderno," Lita Lee, Ph.D. escribió lo siguiente:

"El libro Yiamouyiannis", "El Fluoruro, El Factor de Envejecimiento", documenta el efecto acumulativo del daño en los tejidos causado por el fluoruro, comúnmente visto como el envejecimiento (daño al colágeno), erupciones cutáneas y acné, problemas gastrointestinales y otras enfermedades, como la osteoporosis.

El Centro para el Control de Enfermedades y la Fundación Agua Segura de los Estados Unidos informaron que entre 30,000 y 50,000 de las muertes adicionales que se presentan cada año en los Estados Unidos, provienen de zonas en las que el agua contiene solo una ppm de fluoruro.

...El fluoruro inhibe el sistema inmunológico: el fluoruro inhibe el movimiento de las células blancas de la sangre en un 70%, disminuyendo así su capacidad de llegar a su destino. Yiamouyiannis cita 15 referencias en su panfleto, Lifesavers Guía a la Fluoración, que registra los efectos inmunosupresores de tan sólo el 10% de la cantidad de fluoruro del agua fluorada utilizada... Los efectos inmunosupresores cubren toda la gama, desde un resfriado que no desaparece hasta el aumento de riesgo de cáncer y otras enfermedades infecciosas”.

Los estudios han demostrado que la toxicidad del fluoruro puede conducir a una amplia variedad de problemas de salud, incluyendo:

Aumento en el consumo de plomoInterrumpe la síntesis de colágenoHiperactividad y/o flojeraTrastornos musculares
Enfermedad tiroideaArtritisDemenciaFracturas óseas
Disminución de la función de la tiroidesCáncer en los huesos (osteosarcoma)Desactiva 62 enzimas e inhibe más de 100Inhibe la formación de anticuerpos
Daño genético y muerte celularAumento en las tasas de tumor y cáncerSistema inmunológico dañadoDaño en el esperma y aumento de infertilidad


Fuentes y Referencias


Choi AL, Sun G, Zhang Y, Grandjean P, 2012 Developmental Fluoride Neurotoxicity: A Systematic Review and Meta-Analysis. Environ Health Perspect doi:10

National Research Council (NRC) 2006, Fluoride in Drinking Water: A Scientific Review of EPA's Standards

Fluoride Action Network, Fluoride & the Brain

Lita Lee, Ph.D. Fluoride—A Modern Toxic Waste (PDF) March 7, 2005

The Fluoride Action Network