Shinrin-yoku, terapia al aire libre


Desde siempre los seres humanos sentimos una atracción especial por los bosques. En todo el planeta todos son muy importantes y especiales para quienes aún mantienen estrechas conexiones con la madre naturaleza. Mientras unos los explotan y los destruyen otros muchos pueblos luchan por protegerlos y preservarlos. Las actividades al aire libre siempre son relajantes y regeneradoras, pero sabías que caminar unos minutos rodeado de la naturaleza puede hacerte más inteligente? Desde el año 1982, los científicos japoneses han realizado investigaciones sobre los beneficios del “shinrin-yoku” o baño de los bosques. 
Pero, no fue si no hasta hace algunos meses, que un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Rotman en Toronto, Canadá, comprobó que una caminata de 50 minutos en un parque natural puede mejorar las habilidades cognitivas de las personas.
La teoría del “shinrin-yoku” asegura que luego de una caminata o experiencia en los bosques de tres días, las personas que suelen trabajar largas horas en oficinas, pueden aumentar las actividades de las células que se encargan de combatir las infecciones e impedir el desarrollo del cáncer en su organismo. 
Un segundo estudio, realizado con personas que incluyen las caminatas en los parques dentro de su rutina diaria, arrojó que sólo las personas que realizaban grandes cambios en su rutina para incluir ejercicios al aire libre, experimentaban una mejora notable en su salud.

Los confusos resultados del grupo de investigadores japoneses llevaron al canadiense Marc Berman a realizar una nueva investigación. El estudió consistió en incluir caminatas de 50 minutos en los bosques en la rutina diaria de un grupo de personas con desórdenes depresivos. La gran mayoría de estos presentaron grandes mejoras en sus actividades cognitivas; los investigadores atribuyen esto a la desconexión involuntaria que experimentan las personas en relación a sus preocupaciones diarias al encontrarse rodeados por la naturaleza.

Sin importar cuál de los estudios se acerque más a la realidad, es indudable que unos minutos en el medio de la naturaleza, lejos del caos de la ciudad, tienen el poder de transportarnos de una vida llena de estrés a un momento relajante y personal. Tómate unos minutos en el día o, por qué no, un día a la semana para consentir a tu cuerpo, renovar las energías y respirar aire puro.
Desde hace unos años los japoneses practican una saludable práctica llamada “shinrin yoku”. Shinrin yoku  significa baño de bosque. Consiste en pasearse simplemente en un bosque poniendo atención en todo lo que nos rodea, los olores, los sonidos, el canto de los pájaros. Más que un paseo shinrin yoku es una forma de meditación.

Más allá de la evidencia de los beneficios para nuestra salud el hecho de caminar por un bosque trae poco a poco una sensación de bienestar total.
En Japón se han interesado por ese vínculo particular que se crea entre el hombre y la naturaleza mientras practica “shinrin yoku”. Frente al éxito de esta práctica una serie de estudios se han llevado a cabo con el fin de medir los beneficios reales para nuestra salud.

Estos estudios muestran el efectos antiestrés  de estos paseos así como sus beneficios sobre nuestras defensas naturales:
- Reducción de las hormonas del estrés, concretamente el nivel de cortisol en la saliva
- Reducción de la adrenalina y norepinefrina, también hormonas relacionadas con el estrés
- Disminución de la presión arterial y del ritmo cardíaco
- Mejoramiento de las funciones inmunitarias por un aumento de las células NK o Natural Killers 

Aún más interesante es que estos efectos son atribuidos a lo que llaman “fitoncidas” compuestos orgánicos producidos por árboles y plantas. 
Algunos de estos “fitoncidas” se encuentran en los aceites esenciales, es el caso por ejemplo de los aceites esenciales extraídos de coníferos.

Este punto se pudo comprobar a través de otro estudio durante el cual se expuso a un grupo de voluntarios a los fitoncidas mediante aceites esenciales a través de un difusor. Al final del estudio los investigadores encontraron un aumento similar en los niveles de NK. 
Otro dato importante sacado de otro estudio mostró que el aumento de las células NK duró 30 días. Se concluyó que un paseo mensual por el bosque ayudaría a las personas a mantener altos niveles de células NK e incluso tener un efecto preventivo en la aparición y progresión del cáncer.