Talasoterapia: los beneficios del agua de mar

Reconocida medicina dulce desde la antigüedad, la Talasoterapia tiene sus orígenes en la Grecia antigua. Contracción de la palabra "thalassa ", mar, y "therapeuein", cuidar o curar, la Talasoterapia es por tanto literalmente "cuidar gracias a los beneficios del agua del mar".

La definición oficial y más moderna, es la siguiente: la talasoterapia consiste en la utilización combinada, con fines curativos o preventivos, de todos los elementos nacidos del medio marino, reconocidos por su riqueza y sus beneficios sobre el organismo.

El agua de mar y el conjunto de elementos marinos tales como lodos o algas, son en efecto particularmente ricos en minerales y oligoelementos: calcio, fósforo, cobre, zinc, yodo,... Además, está demostrado científicamente que la composición del agua del mar está muy próxima a la fórmula del plasma sanguíneo, lo que le confiere un interés suplementario más allá de sus propiedades intrínsecas.

Pero ¿cómo pasan los minerales la barrera cutánea para esparcirse por el organismo? Gracias a la elevación de la temperatura del agua del mar, que se calienta a cerca de 35°C. Es así es como los elementos contenidos en el agua traspasan la barrera cutánea. Este proceso se llama "asimilación percutánea" y es lo que nos permite remineralizarnos y reencontrar la energía y el tono.

Pero más allá de los beneficios incomparables de los elementos marinos sobre el organismo, la talasoterapia ofrece otra ventaja: una relajación incomparable. Y es que la cura o el tratamiento de talasoterapia se da en un entorno cercano al mar, con unos cuidados vivificadores, un entorno zen y tranquilizador, un clima marino,... Los institutos de talasoterapia que proporcionan estos cuidados están situados en entornos marítimos, en un medio ambiente natural y tranquilo, fuera de los núcleos urbanos.

Lo que hay que saber: Una cura de talasoterapia sólo puede efectuarse en un entorno marítimo, con cuidados realizados únicamente con agua de mar. Cada paciente sigue una planificación establecida desde su llegada, según la cura escogida. Una cura es realmente eficaz y beneficiosa para el organismo a partir del quinto día de cuidados consecutivos aproximadamente. Los centros de talasoterapia están sometidos regularmente a controles muy rigurosos que conciernen a la calidad del agua de mar, a los productos marinos y a los equipos utilizados