Biomagnetismo médico




TERAPIA BIOMAGNÉTICA
La Terapia Biomagnética actúa sobre diferentes dolencias y enfermedades tales como Artritis, dolores articulares, estrés, insomnio, migrañas, presión arterial, piernascansadas, várices, mala circulación, baja de energía, cansancio crónico, fibromialgia, impotencia, infecciones, etc.
Se trata de una terapia sin medicamentos ni contraindicaciones y puede aplicarse a adultos, niños y ancianos, como así también a animales y plantas.
Por qué elegir la Terapia con imanes?
La terapia con imanes es segura, no invasiva, no produce adicción y tiene efectos comprobables en el corto, mediano y largo plazo. Además, se han realizado comprobaciones a nivel científico y es avalada por las organizaciones mundiales que se ocupan de la Salud.

Las enseñanzas de los astronautas
Gracias a la intensa investigación para determinar la causa de algunos padecimientos que sufrieron los primeros astronautas al volver de sus viajes, se pudo comprobar la necesidad de la acción del campo magnético terrestre para mantener y restaurar la salud.
Por esa razón tanto los astronautas como las naves espaciales están equipados con imanes de distintas magnitudes con el objeto tanto de evitar la pérdida de masa ósea cómo de contraer otras deficiencias o enfermedades que surjan por la falta de magnetismo mientras estén en el espacio.
Hoy debido a las moles de cemento y la gran cantidad de antenas que producen ondas perjudiciales para nuestra salud como es el caso de los teléfonos celulares, perdemos el contacto con el campo magnético terrestre y nuestro organismo se desordena perdiendo el equilibrio. La terapia Biomagnética nos reordena ya que permite recomponer y recuperar nuestra salud al volver a ponernos en contacto con el campo magnético.
Podemos decir que la Terapia con imanes es la más moderna técnica de tratamiento y conservación de la salud que está revolucionando al mundo
entero. La aplicación de los imanes puede sanar, energizar, rejuvenecer y asegurar buena calidad. Esta Terapia se ha implementado en distintas partes del mundo tales cómo: EE.UU., Cuba, España, Ecuador, Brasil, etc, con excelentes resultados.

TRATAMIENTO
El tratamiento consta de 2 partes: la primera donde el Terapeuta evalúa y diagnostica y a partir de allí se realiza una sesión en camilla
y la segunda es la realizada por el consultante en su casa para continuar con el proceso hasta volver al consultorio.

TRATAMIENTO EN CONSULTORIO
Se realizan tratamientos no invasivos e indoloros, con una frecuencia semanal, quincenal o mensual, según la patología a tratar, realizados en consultorio, en sesiones de entre 30 y 60 minutos, utilizando distintas configuraciones de imanes, cuyos protocolos numéricos se corresponden con un tipo de alineación, las que aprovechan las corrientes terrestres en beneficio del cuerpo.
Cada protocolo de los nombrados tiene un objetivo de tratamiento y en general son aplicables a varias disfunciones. Se trata de una relación entre los imanes y la forma de ubicarlos sobre la camilla para que el paciente eciba su corriente en lugares privilegiados de su estructura, en algunos casos en coincidencia con vórtices de energía y en otros con segmentos vertebrales. Se producen movilizaciones de fascias, de articulaciones, elongación, relax, liberación de emociones.

TRATAMIENTO EN DOMICILO
Estos serán indicados según la problemática y son realizados en domicilio como parte del tratamiento por periodos de 20 a 30 minutos diarios luego de haber confirmado los puntos con el rastreo biomagnetico.

ALCANCES DE LA TERAPIA CON IMANES
La terapia de campos magnéticos puede ser utilizada para acelerar la consolidación de fracturas óseas.
Su alcance llega hasta los trastornos emocionales y los fenómenos derivados del estrés.
Los desgarros musculares, el síndrome del túnel carpiano, las desviaciones de columna, la rigidez del cuello y de los miembros inferiores son tratados
eficazmente por medio de la aplicación de imanes terapéuticos.
En la terapia con magnetos permanentes, se utilizan desde pequeños imanes circulares hasta imanes de alta densidad. Para el manejo del dolor se colocan pequeños imanes circulares sobre la superficie corporal en las
áreas hacia donde irradia el dolor conocidas como puntos disparadores del dolor. Los imanes utilizados en este tipo de terapia generan campos de
3500-5000 gauss (diez veces la fuerza de un imán utilizado en aparatos de alta tecnología).
Para el estrés y el insomnio se propone la utilización de imanes en las sábanas o en la cama lo que implica generar campos magnéticos de alta intensidad ya que hay pérdida de energía por la falta de contacto con la piel, por ejemplo en estas condiciones un imán de 10000 gauss solamente irradia hacia la persona, una potencia aproximada de 12000 gauss.
La terapia con imanes es un método valioso y adecuado desde el punto de vista de la Biología. Los imanes son utilizados con éxito para optimizar las funciones orgánicas y obtener el delicado equilibrio que requiere mantener el estado de salud.
La Física moderna ha podido establecer que hasta el más pequeño átomo que compone la materia es un imán en sí mismo, por lo tanto, es posible aseverar que las células que componen un organismo vivo son imanes también. El cuerpo humano produce campos magnéticos que son generados por reacciones químicas en el interior de la célula y utiliza corrientes iónicas a través del sistema nervioso.

¿Cuándo acudimos a la Terapia con imanes?
La terapia con imanes se hace necesaria cuando las reacciones químicas naturales del cuerpo comienzan a fallar. Esto puede atribuirse a condiciones indeseables tales como un desequilibrio mineral, la presencia de ciertos desechos tóxicos sin eliminar, el bloqueo de arterias originado en depósitos grasos y otros problemas, muchos de los cuales se han originado en el estrés de la vida cotidiana. Principalmente es utilizada en la prevención de futuras enfermedades gracias al rastreo que se realiza en todo el cuerpo.

El rejuvenecimiento asegurado
Los imanes permanentes desafían al proceso de envejecimiento. La ciencia del biomagnetismo demuestra que se produce la renovación de los tejidos celulares.
Las funciones orgánicas tienden al equilibrio cuando recuperan el campo magnético perdido.
Desde el punto de vista de la Biomagnética, la salud está basada en el equilibrio de la frecuencia vibratoria de las células, mientras que la enfermedad es tan sólo un cambio anormal en la vibración celular. La aplicación de la Terapia con Imanes se apoya en el principio de la restauración de la vibración natural.